¿QUÉ SABEMOS DE NOSOTROS MISMOS?....


Cuerpo etérico.

Rodea nuestra piel a unas cuatro pulgadas e irradia energía. Se aprecia como una neblina violeta-gris.
En occidente, generalmente sólo se ve la parte superficial del yoga y admiramos las técnicas de concentración, pero el yoga es un acto de sublime meditación cuya finalidad es conseguir un “hundimiento en el vacío del cuerpo”.
El Tantra enseña cuál es el gran poder que hay en el centro del chakra base (primer chakra mayor), del cuerpo y la psiquis. Aquí se encuentra la energía primordial, vital, también llamada “el fuego de la serpiente”. Así, el yoga tántrico enseña a despertar ese fuego (kundalini) para conocer otros niveles de conciencia y poderes psíquicos.
Lo que más amamos es el Yo superior de nuestra pareja, que es la tendencia general del organismo preservándolo y revalorizándolo. Por eso, cuando enfocamos la atención sobre el Yo superior de nuestra pareja y hacemos el amor con ella, sientes a esa persona como una persona Sagrada, Divina en cuerpo, alma y espíritu.
Cuando se experimenta la Divinidad como amor, se abra una mayor comprensión interna que transforma toda la visión de la vida de una persona. La sexualidad, la polaridad, el magnetismo y las relaciones de cualquier tipo se empiezan a sentir como unas fuerzas poderosas que  gobiernan la vida y la materia en todos sus niveles y se llega a ver el amor como una necesidad cósmica. Esto ocurre cuando el organismo está en un estado total de consciencia, cuando todo se aprende por la conciencia. Experimentar un sentimiento plenamente significa estar más cerca de la Iluminación Divina; creer que el sexo sólo es una diversión o un simple fin para procrear es un error, puesto que a través del sexo se puede transformar y elevar el crecimiento psicológico hasta llegar a la total comprensión de la madurez interna de una pareja.



Nuestro Yo Superior.

Por la ley de la polaridad, nuestro interior es hombre a la vez que mujer, positivo y negativo, yin y yang, masculino y femenino, Animus  y Anima, todo es dual, el cuarto de los Principios Universales, todo tiene dos polos; todo tiene su par de opuestos, semejantes y distintos. Los iguales son opuestos en naturaleza, pero diferentes en grados; por esto, el principio opuesto de cada lado está adormecido en nuestro interior consciente y proyecta de forma consciente en la persona que elegimos como pareja, la energía psíquica para hacer real lo que deseamos.
El plano mental funciona de la misma manera. Pero podemos aprender a cambiar las polaridades de nuestros estados mentales y transmitirlo a la mente de los demás a través del sentido del conocimiento en el cual, para nuestra psiquis consciente, nuestro cuerpo es femenino y, donde se desarrolla nuestra naturaleza emocional e instintiva con nuestro intelecto, masculino, donde está nuestra naturaleza interior que, en relación al Yo superior, es femenino.



La timidez y su mecanismo.

Este estado puede llevar a una persona al estado de dejadez  desgana. La timidez sexual viene dado por un estado de inferioridad en inhibición creado por la conciencia ante la incapacidad física del amor, la cual es producida por lesiones de las glándulas generadoras del sistema nervioso, que impiden el juego sexual. Pero generalmente, esta timidez desaparece ante la atracción amorosa.
La persona realmente tímida es la que todo su mecanismo sexual en teoría es perfecto, pero en la práctica se inhibe porque se le hace difícil por la falsa conciencia que experimenta de su incapacidad. Esa conciencia está en constante lucha con el deseo intacto y exaltado y que aumenta cada vez que intenta superar su situación de inferioridad y que a veces incluso acaba por anular cualquier relación sexual.
En el caso de los jóvenes, el estado de inferioridad y timidez suele estar causado por un desequilibrio de su organismo desarrollado a través de la ignorancia, una mala enseñanza, perjuicios éticos o sociales, etc. Para saber cómo se originan estos desequilibrios, hay que tener en cuenta que el acto sexual se produce por un mecanismo muy complejo y que depende de muchas influencias humorales y nerviosas, además de las causas sociales en las que se ha desarrollado un individuo y que suelen causar gran influencia en su niñez, por lo que los adultos, deberían comportarse ante un niño como si estuviera ante su Dios, pues éste lo absorbe todo cual esponja el agua, captando hasta las más pequeñas impresiones, las palabras dichas en voz baja, un guiño…todo. Pero gracias a una buena influencia ética y saludable y una buena explicación higiénica y sensata, la timidez desaparece. Para ello es importante no mentir y explicar a los jóvenes masculinos que el perfecto equilibrio sexual, cuando se tiene una sexualidad con plena armonía y satisfacción, no llega hasta una edad muy posterior, a partir de los 25 años aproximadamente. Otra razón es la posible existencia  de anomalías o defectos y que valoriza en exceso, como la conciencia de la pequeñez de los órganos genitales,  sobre todo cuando su temperamento es nervioso y concentrado. También la predisposición a una sexualidad autista exagera el pudor y dificulta mucho la relación sexual.
En la mujer, la inferioridad sexual es diferente. Los elementos que hacen que aparezca esa timidez suelen ser la falta de belleza, porque según el psicoanálisis su sexualidad suele orientarse en otras direcciones.
También existe el caso contrario, en el que el miedo a amar se origina por una situación de superioridad del instinto, por un complejo de superioridad sexual, que considera el amor un jardín abierto y propicio, donde un excesivo sentimiento de delicadeza le impide entrar y poseer en una relación, como si no fuera lo suficientemente bueno para él.




El “Yo” y las experiencias.

Cuando funcionamos de forma óptima, es cuando somos psíquicamente maduros; cuando percibimos perfectamente las cosas y los hechos, y asumimos la responsabilidad individual y el suficiente valor de nuestras convicciones; saber valorar nosotros solos a partir de los datos que nos aportan nuestras propias observaciones y experiencias sin modificar el concepto mientras no tengamos nuevos datos. Saber tratar a nuestros semejantes como seres individuales, iguales y diferentes a nosotros mismos y tener sentimientos positivos tanto para uno mismo como para los demás.
Dentro de una misma psiquis, se puede considerar como femenino a nuestra naturaleza emocional-intelectual y como masculino a nuestro intelecto. Pero hay que conseguir que toda nuestra naturaleza interna total sea femenina, como el agente fértil que está impregnado e inspirado por el espíritu, el yo superior. Esto se consigue prestando atención en nuestro mundo interno, poniendo de nuestra parte en nuestra relación sin preocuparse por elevados logros emocionales o físicos. Simplemente, disfruta de ello y sé feliz porque el amor y el sexo son parte sagrada de la vida.




Comprensión implícita y explícita de sí mismo.

Consciente e inconscientemente, nuestro cuerpo es un instrumento de comunicación muy importante en las relaciones humanas, hablando por sí solo y transmitiendo impresiones a los demás. Al mismo tiempo, los demás recibimos impresiones de los demás de forma inconsciente, aunque nuestra mente consciente esté o no preparada para darse cuenta de la información que recibe.
En nuestro inconsciente, se acumulan constantemente impresiones que en algún momento influenciarán en nuestras relaciones, aunque nuestra mente no se dé cuenta de lo que ocurre en ese momento.

Cuando conocemos a alguien, las impresiones que recibimos de esa persona, así como las que ella recibe de nosotros aumentan a nivel consciente e inconsciente.
Lo primero y más importante es saber descubrirnos a nosotros mismos y luego a los demás, en el nivel más profundo y esencial.



Conocernos a nosotros mismos.

La psicología nos confiere automáticamente en una comprensión profunda de nosotros mismos a través de nuestra maduración y desarrollo sexual al hacernos adultos, por medio de nuestro quehacer diario, las responsabilidades y las emociones porque las regiones inferiores de nuestra psiquis también va madurando y desarrollándose. Pero esto no significa que hayamos perdido el niño que llevamos dentro, si no que, habitualmente, es nuestra pareja la que lo ve, por muy profundo que esté y es necesario que lo respetemos, porque, sin él, no estaríamos completos ni nos sentiríamos realizados.

Sexualmente hablando, hay parejas que disfrutan con el mero hecho de abrazar y tocar sin esperar nada más. Lo mejor es relajarse y dejar volar la imaginación porque será lo que contribuya positivamente a la totalidad de la experiencia sexual. Con ternura, caricias, consideración y amor verdadero, el éxito está garantizado, tratando al cuerpo del otro como si fuera el nuestro mismo, reforzando la relación de pareja y el reconocimiento mutuo de la relación Anima-Animus, que se comparte en la psiquis. De esta forma se consigue la atención personal mutua para fortalecer la relación, descubriendo en momento en el que la religión y la magia coinciden en que la sexualidad se considera un regalo de Dios para usarla como método para comprender el goce y el poder del universo.




Cuerpos espirituales.

Alrededor del cuerpo etérico flota la energía de los cuerpos emocional y mental. Estos dos campos de vibración son los cuerpos espiritiuales. 
La parte emocional (también llamada astral) almacena sentimientos como el miedo, el valor, la alegría , la tristeza, el amor y el odio. Las emociones son liberadas a la estructura física por mecanismos individuales, por eso la muerte de un amigo puede provocar una respuesta de dolor. Cuanto más intenso sea el sentimiento, más mensajes liberará el cuerpo emocional al físico. La respuesta suele ser el llanto, el temblor o el malestar.
El componente de los cuerpos espirituales es la esencia de la inteligencia activa y tiene cualidades como las reglas, las regulaciones, la evaluación, la disciplina, el control y el juicio. Igual que el cuerpo emocional, cualquier alteración puede ocasionar síntomas físicos, como por ejemplo, si una persona hace un acto inmoral (que va en contra de sus convicciones internas), esa persona puede castigar inconscientemente a su Yo físico con una enfermedad.
El cuerpo mental actúa como equilibrador entre lo etérico y lo emocional usando inteligencia activa, disciplina, memoria, juicio y discriminación para evaluar y procesar los datos. Decide qué se filtrará y qué no a los cuerpos.
Cuando las partes emocional y mental de los cuerpos espirituales dirigen el cuerpo etérico, se puede producir una reacción en cadena que afecta a la estructura física. Para tener una perfecta salud holística, debemos conseguir primero y mantener después un equilibrio entre todos los cuerpos.
La combinación del cuerpo etérico y espiritual es lo que se conoce como el aura humana.




TIERRA Y CIELO:
¿Has visto alguna vez crecer a un árbol, cómo busca a tientas su camino y crece? ¿Qué método sigue? De la semilla surge la planta, y después, lentamente, muy lentamente, empieza a elevarse. Viene de lo profundo de la tierra, y entonces empieza a elevarse hacia el cielo, desde la raíz hasta el tronco, y la rama y el fruto... Esto es lo que ocurre también con tu árbol de la vida. No hay distinción entre lo sagrado y lo profano.
                                                          

LA SERPIENTE ES LA SALVADORA:
El sexo es tan sagrado como el Samadhi. Lo inferior y lo superior son parte de una continuidad. El escalón inferior es tan parte de la escalera como el escalón más alto; no están divididos en ninguna parte. Si niegas lo inferior, nunca serás capaz de alcanzar lo superior.
El sexo no es algo de lo que sentirse culpable; es tu vida. Es donde estás, ¿cómo vas a evitarlo?. Si lo evitas, no serás auténtico, serás no sincero. Si lo evitas o reprimes, no podrás ascender, porque a través de él tu energía quedará reprimida. 
Cuando tu sexualidad empieza a moverse, eso es una buena señal. Muestra que se ha contactado contigo, que algo se ha agitado en ti, que algo en ti se ha convertido en movimiento: ya no eres agua estancada, has empezado  a fluir hacia el océano. 
Ciertamente, el océano está lejos. Vendrá al final. Pero si detienes el flujo de esta pequeña piscina embarrada, nunca llegarás al océano. Sé que tiene barro, pero el barro tiene que ser aceptado. ¡Tienes que empezar a fluir!
La serpiente y el salvador no son dos: son uno. De hecho,hay una antigua tradición que dice que después de que Dios creara a Adán y Eva, y les dijera que no deberían ir al Árbol del Conocimiento y que no deberían comer de su fruto, Dios se convirtió en una serpiente. Se enroscó alrededor del árbol y sedujo a Eva para que comiera el fruto del árbol. ¡Dios mismo se convirtió en serpiente!
Me encanta esta historia. Algunos cristianos se sentirán conmocionados. Pero sólo Dios puede hacer algo así, nadie más. ¿De dónde podría venir la serpiente? Y sin la ayuda de Dios, ¿cómo podría la serpiente convencer a Eva? De hecho, todo el asunto estaba decidido de antemano: Dios quería que el hombre se desviara, porque sólo perdiéndose llega uno a madurar. Dios quería que el hombre pecara, porque sólo a través del pecado se llega a una santidad. No hay otro camino. 
Por eso Dios dijo: "¡No comáis el fruto de este árbol!". Esto es simple psicología. Lo que dicen los cristianos, si es que tiene razón, significa que Dios ni siquiera es tan buen psicólogo como fuera Sigmund Freud. Es simple psicología que si prohíbes a alguien que haga algo, ese algo se vuelve más atractivo, más magnético. Si dices: "¡No hagas esto!", puedes estar seguro de que se hará. Todos los padres saben que es así, y Dios, que es el padre último, ¿no lo sabía?....
En Oriente, la serpiente nunca ha estado al servicio del diablo; siempre ha estado al servicio de Dios. En Oriente, la simbología es ésta: la serpiente está dentro de ti, enroscada en tu centro sexual. Se le llama Kundalini, la serpiente enroscada. Está allí – dormida -, en el nivel inferior, en la raíz. El árbol de la vida es tu columna: contiene tu vida; es tu tronco. Te alimenta, tu energía corre a través de él, y la serpiente yace en su base.
Cuando algo te mueve, moverá también la serpiente, porque ahí es donde está tu energía. De modo que, cuando ocurra, no te preocupes, no te sientas culpable. ¡Nunca te sientas culpable de nada! Todo lo que ocurre es bueno. Lo malo no ocurre y no puede ocurrir; el mundo está tan repleto de divinidad, ¿cómo podría ocurrir el mal? El mal debe de estar en nuestra interpretación.

El sexo y la superconciencia son la misma energía. La serpiente y el salvador no son dos. Hay un vínculo entre lo más alto y lo más bajo. Hay una secuencia que conduce de uno a otro: un camino de vida, un camino de amor, natural e inevitable como la forma en que crece un árbol.


UNA HISTORIA:
Freud habia ido al parque con su esposa y su hijo, he iban paseando por allí en una preciosa tarde de primavera. No estaban prestando atención al niño cuando, de repente, llegó la hora de cerrar. Empezó a sonar la campana y todo el mundo tenía que irse. La esposa de Freud dijo: "¿Pero dónde está nuestro hijo? ¡Ha desaparecido!" Y el parque era extenso.
Freud dijo:
- Dime sólo una cosa, ¿le has prohibido ir a algún lugar?
- Sí, le dije que no se acercara a al fuente- respondió ella.
- Vamos- dijo él- Si mi intuición no me falla, estará en la fuente.
Y el niño estaba en la fuente. La esposa, confusa, dijo:
-¿Cómo lo has sabido?
- Es simple psicología- dijo Freud-. Todos los padres deberían saberlo.




TRES COSAS PARA RECORDAR.


Es fácil renunciar a la riqueza, es fácil renunciar a un gran reino, pero renunciar al conocimiento es la cosa más difícil del mundo. Par empezar, ¿cómo puedes renunciar a él? Está allí, dentro de ti. Puedes escapar de tu reino, puedes ir a los Himalayas, puedes repartir tus riquezas… pero,  ¿cómo puedes renunciar al conocimiento? Es tan doloroso volver a ser ignorante. Es la mayor de las austeridades, volver a ser ignorante, volver a ser como un niño inocente. Pero hay que estar preparado.
A medida que pasan los años vas borrando todo lo que has aprendido. Te conviertes en un gran meditador. La gente quiere ver al hombre que se vuelve inocente, como una hoja fresca, como gotas de rocío sobre la hierba matinal.
Un dia, mientras meditas, tienes una visión, si ha puesto en tu camino, una verdadera enseñanza que vendrá de una mujer. Para que se entienda: el Tantra es la única tradición que nunca ha sido machista. De hecho, para entrar en el Tantra necesitas la cooperación de una mujer sabia; sin una mujer sabia, no podrás entrar en el complejo mundo del Tantra.
El Tantra prospera en lo espeso de la vida. No es una actitud de negación; es total positividad.
La tercera cosa que se ha de recordar respecto al Tantra es que cuanto más culta, cuanto más civilizada sea la persona, menos probable es su transformación tántrica. Cuanto menos civilizada, cuanto más primitiva, más viva está la persona.  Cuanto más civilizado estás, más artificial te vuelves, como si fueras de plástico. Si estás demasiado cultivado, pierdes las raíces de la tierra. Empiezas a temer el barro del mundo y empiezas a posar, como si no fueras del mundo. El Tantra dice que para encontrar a la persona real, tienes que ir a las raíces. Los que están aún sin civilizar, sin educar, los incultos…, están más vivos; tienen más vitalidad. En el mundo de aquellos que aún son primitivos, cabe la posibilidad de empezar a crecer. Tú has crecido en la dirección equivocada y ellos aún no han crecido; aún pueden elegir la dirección correcta; por tanto, tienen más potencial. No tienen nada que deshacer; pueden avanzar directamente.

En India, el erudito tiene que ir a lo vital. El plástico tiene que ir a lo que es real. 




Y TÚ, ¿DÓNDE QUIERES ESTAR?

Puedes pasar de la derecha a la izquierda, de la izquierda a la derecha, pero eso no te va ayudar. Serás como un péndulo yendo de lado a lado… Y, ¿has observado? Cuando el péndulo está yendo a la derecha, está ganando impulso para ir hacia la izquierda; cuando va hacia la izquierda, está ganando impulso para ir hacia la derecha. Y el reloj continúa, el mundo continúa.
Estar en el medio significa que el péndulo simplemente cuelga allí, en medio, sin moverse a la derecha ni a la izquierda. Entonces el reloj se para. Entonces el mundo se para. Entonces no hay más tiempo; surge el estado de no-tiempo.
El medio es el punto desde el que ocurre la trascendencia. Piensa en ello, contémplalo, obsérvalo en la vida. Una persona persigue el dinero, locamente, está loca por el dinero; el dinero es único dios. Un día y otro, el dios fracasa, tiene que fracasar. El dinero no puede ser tu dios; es una ilusión, estás proyectando. Un día te das cuenta de que no hay dios en el dinero: no hay nada en él y has estado perdiendo tu vida. Entonces te vuelves contra él, tomas la actitud opuesta: no tocarás el dinero. Ambos caminos están obsesionados. Ahora estás en contra del dinero, pero la obsesión continúa. Tú has ido de la izquierda a la derecha, pero el dinero sigue siendo el centro de tu conciencia.
Puedes cambiar de un deseo a otro. Eras demasiado mundano, ahora te haces trascendente: pero tú sigues igual, el deseo persiste.
Buda dice: Ser humano es ser humano, y ser trascendente es ser mundano; adorar el dinero es estar loco, estar en contra del dinero es estar loco; buscar el poder es estúpido, escapar de él también es estúpido.
La sabiduría consiste en estar justo en el medio.











COMPLETAR ACCIONES.

“Sólo puedes aprender a través de la acción”. Éste vuelve a ser un mensaje budista: ser total en la acción es ser libre de la acción. El karma se crea no estás totalmente en tus actos. Si estás totalmente en una acción, no dejas rastro.
Haz algo totalmente, y no sólo estará acabado, tampoco guardarás un recuerdo psicológico de ello. Haz cualquier cosa de manera incompleta y se quedará contigo, se convierte en algo pendiente. La mente quiere continuar y completarla. La mente tiene la gran tentación de completar las cosas. Completa cualquier cosa, y la mente desaparece. Si sigues haciendo las cosas con totalidad, de repente un día descubres que no hay mente. La mente es la acumulación de todas las acciones incompletas del pasado. Querías amar a una mujer y no amaste; ahora la mujer se ha ido. Querías visitar a tu padre y ser perdonado por todas tus acciones que le hirieron; ahora él a muerto.
Lo pendiente, lo inacabado, se quedará contigo como un fantasma. Ahora te sientes impotente, ¿qué hacer? ¿A quién acudir y cómo pedir perdón? Querías ser bondadoso con un amigo, pero te cerraste. Ahora el amigo ya no está, y eso duele. Empiezas a sentirte culpable. Te arrepientes. Cosas así siguen sucediéndote.
Haz cualquier acción totalmente y quedarás libre de ella; no mires atrás, porque no hay nada que ver. No tienes asuntos inconclusos. Simplemente vas hacia adelante. Tus ojos están limpios de pasado; tu visión no está nublada. En esa claridad, llegarás a conocer la realidad.
Estás tan preocupado…con todas tus acciones incompletas, que eres como un basurero. Una cosa incompleta aquí, otra cosa incompleta allí…; nada está completo.
¿Lo has observado alguna vez? ¿Has completado alguna vez algo, o está todo incompleto? Dejamos una cosa de lado y empezamos otra, y antes de completarla, empezamos una tercera. Nos sentimos cada vez más cargados: esto es el karma. Karma significa acción incompleta.
                                                          Foto: COMPLETAR LAS ACCIONES.

 “Sólo puedes aprender a través de la acción”. Éste vuelve a ser un mensaje budista: ser total en la acción es ser libre de la acción. El karma se crea no estás totalmente en tus actos. Si estás totalmente en una acción, no dejas rastro.
Haz algo totalmente, y no sólo estará acabado, tampoco guardarás un recuerdo psicológico de ello. Haz cualquier cosa de manera incompleta y se quedará contigo, se convierte en algo pendiente. La mente quiere continuar y completarla. La mente tiene la gran tentación de completar las cosas. Completa cualquier cosa, y la mente desaparece. Si sigues haciendo las cosas con totalidad, de repente un día descubres que no hay mente. La mente es la acumulación de todas las acciones incompletas del pasado.  Querías amar a una mujer y no amaste; ahora la mujer se ha ido. Querías visitar a tu padre y ser perdonado por todas tus acciones que le hirieron; ahora él a muerto.
Lo pendiente, lo inacabado, se quedará contigo como un fantasma. Ahora te sientes impotente, ¿qué hacer? ¿A quién acudir y cómo pedir perdón? Querías ser bondadoso con un amigo, pero te cerraste. Ahora el amigo ya no está, y eso duele. Empiezas a sentirte culpable. Te arrepientes. Cosas así siguen sucediéndote.
Haz cualquier acción totalmente y quedarás libre de ella; no mires atrás, porque no hay nada que ver. No tienes asuntos inconclusos. Simplemente vas hacia adelante. Tus ojos están limpios de pasado; tu visión no está nublada. En esa claridad, llegarás a conocer la realidad.
Estás tan preocupado…con todas tus acciones incompletas, que eres como un basurero. Una cosa incompleta aquí, otra cosa incompleta allí…; nada está completo.
¿Lo has observado alguna vez? ¿Has completado  alguna vez algo, o está todo incompleto? Dejamos una cosa de lado y empezamos otra, y antes de completarla, empezamos una tercera. Nos sentimos cada vez más cargados: esto es el karma. Karma significa acción incompleta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario